Por la calma frente a la tormenta.

por palabrasinaudibles

Se miran en silencio. No tienen nada que decirse.

No hay tensión, tampoco rabia y ni siquiera rencor. Ya terminó la pelea por ser gigantes, al final siempre ganan los mismos y no les queda más remedio que ceder una última vez a la luz vaga de una luna que hoy no ha tenido el valor de mostrarse.

Hace más frío del que debería o quizá solamente es el hilo de esperanza sangrando desesperadamente el que hace que la noche se haya convertido en un glaciar que hiela hasta el último suspiro de ambos.

Puedo intuir sus miradas invencibles y sus susurros desafiantes renunciando a empequeñecerse frente al adiós que ya conocían. Morimos desde que nacemos.

Solamente uno saldrá vencedor pero tendrá que volver a aprender a vivir sin pronunciar palabra, olvidando todos y cada uno de los momentos en los que fracasó y no consiguió rescatar al otro del abismo. La culpa y el dolor de haber desistido se convertirán en las cadenas que le obligarán a arrastrar k pasos que de a partir de entonces. Y también caerá.

Llegará y arderá en su infierno adictivo un día tras otro, sin un reloj de arena que marque el final de la agonía que le supuso querer ser más. Se le agotarán las lágrimas.

Y un día cualquiera despertará con ojos diferentes, con un corazón que latirá convaleciente, pujando por volver a ser.

Y lo conseguirá. Volverá a vivir y sabrá que tomó la decisión más arriesgada y más bonita del mundo. Volverá a sonreír y habrá dejado de sangrar esperanza. Beberá de cada uno de los minutos que le habrán dolido y se convertirá en la luz de quien resurge después de haber sido apaleado, después de haber dejado de caer al abismo con el otro. Se quitará las cadenas y hará un poco menos de frío.

Las noches no dejarán de ser oscuras pero estaré ahí para susurrarle que no hay que dejar de llorar, o de vibrar. Le recordaré que sus tropiezos son pasos fuertes y decididos a no caer, a revivir todas y cada una de las palabras que sí existen en los latidos de todos y cada uno de los que somos.

Anuncios